Você está aqui: Página Inicial > Notícias > 1997 > Ministro Malan fala ao "La Nación"

General

Ministro Malan fala ao "La Nación"

publicado: 17/11/1997 00h00 última modificação: 26/05/2015 16h50
Notas Oficiais

17/11/1997


Ministro Malan fala ao "La Nación"


O jornal argentino La Nación publicou ontem (16.11) entrevista com o ministro Pedro Malan. Na entrevista, Malan fala sobre a crise internacional das bolsas e reafirma o compromisso brasileiro de manter a estabilidade do Real. Segundo ele, não há dúvidas de que o Brasil continuará com sua política cambial. O ministro respondeu ainda a perguntas sobre ajuste fiscal, Mercosul e FMI.

Leia abaixo a íntegra da entrevista:

Entrevista con el ministro de Economía brasileño

Malan: "Brasil no devaluará"

En Buenos Aires, dijo que la crisis puede ser larga; ayer se reunió con Machinea y otros economistas; apoyo al Mercosur

Brasil no devaluará su moneda.

Aguantará la crisis bursátil y financiera con todas sus reservas monetarias.Decidió dejar de lado el gradualismo en las reformas para acelerar el plan de reestructuración que mejore su situación fiscal.

Fortalecerá sus vínculos con el Mercosur para superar una turbulencia financiera internacional a la que vislumbra como una coyuntura de varios meses.

Esos cuatro puntos básicos, explicados ayer a La Nacion por el mi nistro de Economía del Brasil, Pedro Malan, en una entrevista en la sede de la embajada brasileña en Buenos Aires, constituyen la posición oficial del gobierno de Brasilia frente a la profundidad de la crisis mundial que afecta particularmente a los mercados en Brasil y la Argentina.

El titular de la conducción económica brasileña también explicó ayer esa posición a un grupo de economistas de distintos horizontes: compartió un almuerzo de trabajo con José Luis Machinea, Roberto Alemann, Miguel Angel Broda y Roberto Frenkel. Esa reunión fue un complemento de la que mantuvo anteayer en Montevideo con sus pares del Mercosur. El encuentro privado de ayer, sin embargo, marcó una referencia clave sobre la importancia que atribuye el Brasil a sus relaciones con la Argentina y a la necesidad de armonizar políticas no sólo con autoridades del Gobierno, sino con líderes de oposición, como en el caso del principal referente económico de la Alianza, es decir, Machinea.

Las siguientes fueron las respuestas de Malan a las preguntas de La Nación.

-¿Qué lecciones extrajo Brasil de esta crisis originada en Asia, pero que sacude muy fuerte a su país y a la Argentina?

-La primera lección es que nosotros debíamos acelerar y profundizar nuestro proceso de reformas. Teníamos una estrategia de gradualismo, y debimos acelerar el paso.

-¿Cómo se tomó esa decisión: Cardoso solo; con sus ministros; con consultas a sectores más amplios de la vida política?

-Siempre hay más de una reunión y encuentros en el gobierno y con líderes políticos y gobernadores para encontrar convergencias.

-¿Existe esa convergencia?

-En lo fundamental hay una conciencia sobre la necesidad de aprobar en el Congreso varias iniciativas de reformas y reestructuración del sector público.

-¿Por qué cree usted que afectó tanto a Brasil la crisis que venía del Lejano Oriente?

-No creo que haya sido por una situación particular del Brasil, y menos aún de la Argentina, sino que se produjo, en realidad, lo que Michel Camdessus había dicho respecto de México en 1994: la primera crisis mundial del siglo XXI. En verdad, esta crisis es más amplia y más compleja y, por lo tanto, un verdadero caso de carácter mundial cuya salida aún no está resuelta, y no se ve muy claro cuándo terminarán esas correcciones de precios de acciones y activos de todo tipo. Hasta la caída de Hong Kong se pensaba que el fenómeno estaba limitado al fin de un ciclo expansivo en las economías del sudeste asiático, pero ahora se transformó en esa crisis del siglo XXI que mencionaba Camdessus.

-¿Cree que la turbulencia durará varios meses más?

-Yo creo que sí. La inquietud va a durar un buen tiempo.

La confianza

-¿Por qué reaccionó con desconfianza el mercado brasileño ante las medidas de ajuste adoptadas: porque no eran suficientemente duras, o porque son tan audaces que producirán reacciones políticas contrarias que hará imposible cumplirlas?

-Las medidas son muy duras. Es un paquete fiscal que procura una mejora de 18.000 millones, sea por reducciones de gasto como por aumentos de recaudación. La cuestión de la confianza es algo que vendrá con el tiempo, cuando se advierta que seguimos con persistencia y determinación en la aplicación de las medidas.

-¿Son medidas políticamente viables?

-Creemos que sí. El Congreso las va a votar.

-¿Hay una debilidad fiscal profunda del Brasil?

-Veníamos en una trayectoria de baja en el gasto fiscal consolidado. Pero hay que acelerar esa tendencia.

-Si el impacto de esta crisis se traduce en una baja del crecimiento previsto para 1998,
¿no habrá también una caída de la recaudación fiscal?

-Teníamos previsto un crecimiento del 4% para 1998 y no sé exactamente en cuánto se verá afectada esa tasa en 1998. Pero en el cálculo de recuperar 18.000 millones de dólares con el ajuste fiscal ya está computada la posible reducción de recaudación por menor crecimiento, así como también el aumento de la tasa de interés.

Con o sin FMI

-¿Le convendría al Brasil un acuerdo con el FMI?

-Tenemos una relación muy buena con el FMI. Ahora bien, un acuerdo formal con el Fondo tiene dos ventajas importantes:

1) Es una señal positiva para sumar el aval de una institución internacional para nuestro programa económico.

2) Significa disponer de recursos financieros adicionales. Pero sucede que, en realidad, el programa que ha adoptado el Brasil es prácticamente lo que hubiera recomendado el FMI, pero con la diferencia de que lo hacemos nosotros solos.

-Pero si las ventajas parecen más que las desventajas, ¿por qué no usar también ese aval internacional?

-Es importante recordar que nosotros renegociamos nuestra deuda sin necesidaed de tener un acuerdo con el Fondo y que pusimos en marcha el Plan Real también sin un acuerdo formal con el FMI. Es importante para nosotros demostrar que podemos hacer las cosas correctamente sin que parezca que alguien de afuera nos sugiere lo que hay que hacer. Pero eso sí: si en cualquier momento creemos necesario un acuerdo con el Fondo, no tendremos ningún problema en hacerlo.

No devaluaremos

-Sobre el real: Brasil tuvo que resignar 8300 millones de dólares de reservas en octubre para sostener la moneda. ¿Está dispuesto a gastar 16.000 millones o lo que sea necesario para no devaluar?

-Nosotros tenemos el compromiso de mantener la estabilidad del real. Vamos a mantener nuestra política cambiaria, no hay dudas sobre eso.

-¿Fue analizada esta cuestión en las recientes reuniones con Roque Fernández?

-Ni hace falta mencionarlo. Nadie en el gobierno argentino tiene dudas sobre nuestra determinación de mantener el valor del real. No la tenía antes Cavallo ni la tienen Fernández o Menem.

-¿Le plantearon alguna pregunta sobre esa cuestión los economistas de la Alianza con que se encontró ayer, como Machinea o Frenkel?

-Recibí la pregunta de si nosotros mantenemos ese compromiso y mi respuesta fue: sí, lo mantenemos, y no vamos a cambiar.

El Mercosur

-Sobre el Mercosur, ¿en qué se ve afectado el acuerdo regional por esta crisis?

-Lo que llama la atención es cuánto hemos hecho en pocos años en el Mercosur. Hay que tratar de que una crisis sorpresiva no retarde ese proceso de construcción.

-Al elevar el arancel externo común, ¿no se retardará el ingreso definitivo de Chile en el Mercosur, ya que ese país tiene un arancel mucho más bajo?

-El elevamiento ha sido una medida transitoria, con finalización en el año 2000 o antes, si es posible. Tenemos una comisión de análisis Mercosur-Chile y allí se estudiará ese impacto.

-Tras la visita de Clinton a Brasil y a la Argentina, ¿desaparecieron las dudas que existían sobre el eventual conflicto entre el Mercosur y el libre comercio en todo el continente mediante el ALCA?

-Creo que la visita de Clinton sirvió para que el presidente norteamericano tuviera bien claro que para nosotrso el Mercosur es una prioridad absoluta. Al mismo tiempo, también quedó claro que nosotros no vemos incompatibilidades entre el Mercosur y un contexto multilateral más amplio. Por el contrario, creemos que es inexorable una mayor integración de todo el continente. Y creo que Clinton se fue de Brasil con una mejor idea sobre cómo vemos nosotros el Mercosur y la integración multilateral.

-¿Brasil también quedó más satisfecho tras escuchar a Clinton?

-Creo que ambos ganamos con la conversación.

Por Germán Sopeña

En síntesis

  • El real: "Mantenemos nuestro compromiso de defender el valor de la moneda. Lo sabe el gobierno argentino."
  • El FMI: "Podríamos tener un acuerdo con el Fondo porque nuestro programa no es diferente de lo que ellos sugerirían. Pero preferimos actuar nosotros mismos".

  • Ajuste: "La primera lección de esta crisis es que debíamos abandonar el gradualismo en las reformas para acelerar el paso en la reestructuración".

  • Reacción en Brasil: "Tuvimos que adoptar medidas duras. Pero habrá apoyo político para votarlas en el Congreso".

  • Mercosur: "Tuvimos que adoptar un mayor arancel externo como medida transitoria. Pero también creemos que es inexorable una integración comercial continental".


Ministério da Fazenda Esplanada dos Ministérios - Bloco P - 70048-900 - Brasília - DF - Pabx: (61)412-2000/3000 - Fax: (061)226-9084